La selva negra y sus relojes cucú son de renombre mundial. En 1737 fue inventado el primer reloj cucú por el relojero Franz Ketterer en nuestro lugar Schönwald en la selva negra. La forma y estructura, detalles y el amor de las tallas, el sistema del sonido del reloj cucú, así como el mecánico del reloj se han conservado hasta hoy en día. Esta originalidad del reloj cucú va a perdurar apesar del tiempo.

Nuestros relojes cucú son entregados sólo con un robusto mecanismo percutor. Ese mecanismo permite que las agujas se puedan girar a la derecha y la izquierda sin dañar la mecánica.

Todos nuestros relojes están cuidadosamente evaluados en funcionamiento y precisión, de manera que ofrecen la mejor garantía para el funcionamiento impecable y fiable. La talla, que son utilizados, son todos hechos en la selva negra. Concedemos gran importancia al hecho de que las partes utilizadas sólo vengan de la región más cercana a Schönwald.